lunes, 10 de noviembre de 2008

Sintomas de gusanos y parasitos intestinales en gatos

Síntomas de lombrices en gatos

Los gusanos parásitos en perros y gatos residen normalmente en los intestinos. Un aspecto de estos gusanos parásitos es que las larvas y los huevos del gusano pueden estar inactivos por años en tejidos y esperar un disparador apropiado para emerger y para infestar su animal doméstico.

En muchos casos es el factor de la tensión que actúa como disparador para que los gusanos emigren. Los parásitos felinos como ascárides y anquilostomas pueden emerger precipitadamente en etapas avanzadas del embarazo y transmitirse a los mas jovenes.

Los gatitos pueden infectarse mientras estan en la matriz o a través de la leche de la madre infectada. Los gatos adultos se pueden infectar injiriendo heces infestadas de gusano. Pueden también caerse presa a estos parásitos si consumen una presa que este infectada.

Las larvas de ascárides pueden emigrar a las varias partes del cuerpo y pueden viajar hasta el ojo y causar daño a la visión. El vomitar, la diarrea, un abdomen extendido, la deshidratación, la pérdida de peso y la apatía son otros síntomas comunes que se manifiestan entre gatos infestados con los gusanos.

La solitaria del gato y del perro se compone de segmentos. Estos segmentos se vierten periódicamente y se expulsan a través de las heces. Se pegan al área alrededor del ano y pueden causar irritación puesto que estan vivos. La lamedura excesiva del ano es un comportamiento que puede llevar a la posterior investigación y revelar la infestación de la solitaria en muchos casos.

Una infestación severa por solitarias causa dolor abdominal y un aumento anormal en apetito. Una infección excepcionalmente severa se manifiesta en síntomas como toser, temperatura alta, pulmonía y enfermedades del higado.

Los síntomas de gusanos en perros y gatos no son siempre concluyentes. A veces no hay síntomas específicos que emergen. Pero en algunos casos, los gusanos pueden llevar a la muerte debido a los números escarpados. Los gusanos se multiplican en progresión geométrica en los intestinos. Un solo ascáride femenino puede poner hasta cientos mil huevos en un día. Si no se tratan, los gusanos pueden bloquear el paso intestinal y causar la muerte.

Casi todos los tipos de gusanos pasan a través de las heces al ambiente. A menos que los síntomas sean muy prominentes, la única manera que la infestación puede ser diagnosticada, es detectando gusanos vivos o sus huevos en las heces. Los ascárides son criaturas de mirada largas, redondas y fangosas. Las solitarias vivas se mueven y parecen granos de arroz moreno cuando estan secas.

Puesto que los gusanos en gatos pueden permanecer en el cuerpo sin causar ningun síntoma, es imprescindible que usted examine las heces de su gato regularmente para saber si hay huevos de larva o gusanos. Los gatos al aire libre necesitan una comprobación más frecuente puesto que son más susceptibles al problema.

Un gato infestado con gusanos llega a ser más vulnerable a otras enfermedades. Un cierto tipo de gusanos puede potencialmente infectar a seres humanos también. Es necesario realizar una examinación regular de las heces de sus animales domésticos para evitar tales eventualidades.