jueves, 12 de marzo de 2009

Conjuntivitis en nuestras mascotas

La conjuntivitis, conocida más comunmente como “ojo rosado”, es una inflamación o una infección de la conjuntiva del ojo.

La conjuntiva es la membrana clara que cubre la capa exterior del ojo y la superficie interna de los párpados. Esta área del ojo de su animal doméstico es particularmente vulnerable a los irritantes y los alergénicos que pueden causar inflamación, y los virus, bacterias y hongos que pueden causar la infección.

La conjuntivitis es reconocida generalmente por la rojez e inflamación que causa. Su mascota puede también tener ojos llorones o una descarga amarillenta que a menudo es indicativa de una infección, y la descarga puede incluso hacer que los párpados de su animal doméstico se peguen. Puede también ser doloroso y usted puede notar a su mascota rasguñar su ojo en varias superficies tales como el sofá o la alfombra.

La conjuntivitis es el problema más común del ojo en animales domésticos, y si está tratado correctamente, se cura generalmente sin ninguna complicacion. Sin embargo, si no es tratado o en casos serios, la infección de la conjuntivitis puede separarse a otras estructuras en el ojo y causar daño visual serio. La conjuntivitis puede también ser indicativa de otras condiciones subyacentes tales como virus felino de inmunodeficiencia en gatos o enfermedad canina en perros.

¿Qué causa la conjuntivitis?

Hay un número de cosas que pueden causar conjuntivitis.

Éstos incluyen:

* Irritantes químicos tales como limpiadores del hogar, pesticidas y otros productos químicos ásperos que entran en el ojo.

* Irritantes o lesiones mecánicos. Cualquier trauma o lesión al ojo puede causar conjuntivitis tal como arena que ha entrado en el ojo, o un rasguño de gato.

* Las infecciones de hongos, virales y bacterianas pueden ser la causa.

* Enfermedades que afectan al sistema inmune de su mascota tal como virus felino de inmunodeficiencia o enfermedad canina.

Diagnóstico de conjuntivitis

En muchos casos, su veterinario podrá diagnosticar la conjuntivitis basado en una examen del ojo de su mascota y mirando el tipo de descarga producido. Su veterinario puede también realizar algunas pruebas para determinar la causa de la conjuntivitis.

Esto puede incluir una esponja conjuntival que ayude a determinar si la infección fue causada por un virus o las bacterias, y la coloración del flourescein que ayudará a determinar si hay algunas ulceraciones de la córnea. Además, su veterinario puede funcionar con otras pruebas si la deficiencia inmune es la causa sospechosa o si su animal doméstico tiene cualesquiera otros síntomas.

Ayuda para la conjuntivitis

El tratamiento de la conjuntivitis incluye generalmente ungüento o gotas en el ojo, sin embargo el tratamiento puede variar dependiendo de la causa subyacente. Su veterinario puede prescribir aspirina, corticoesteroides, o drogas antiinflamatorias, y en algunos casos, un curso de antibióticos tópicos u orales puede ser recomendado.

Remedios naturales

Muchos veterinarios prescribirán inmediatamente antibióticos para la conjuntivitis y ésta viene con el riesgo de disminuir el sistema inmune de su animal doméstico dando por resultado infecciones recurrentes. Usando remedios naturales y homeopáticos puede ayudar a la conjuntivitis rápidamente y con eficacia sin la preocupación de efectos secundarios dañinos.

Hierbas tales como Burdock y Rosemary han llegado a ser bien conocidas por sus ventajas a la salud del ojo. El Burdock tiene características de limpieza del ojo, desintoxicación y realzar el sistema inmune, y es muy beneficioso al intentar tratar cualquier clase de infección de ojo.

Rosemary es también muy beneficioso para los animales domésticos con conjuntivitis pues tiene características antiinflamatorias de gran alcance asi como la capacidad de ayudar a aliviar el dolor y malestar del ojo. Chelidonium majus y el prado dulce son dos ingredientes herbarios que se pueden utilizar externamente para promover la cura del ojo infectado y para reducir rápidamente el dolor y la inflamación.